El Banco Agrícola desembolsa $3,313.5 millones en semestre

Señaló que la actividad crediticia en el campo es de alto riesgo, bajo un sistema de crédito disperso y una administración costosa, por lo que, entiende, requiere de análisis especializados.

Al exponer en el seminario internacional “Transformación del crédito en desarrollo rural”, efectuado en el paraninfo de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), el administrador del Banco Agrícola informó que los recursos financieros desembolsados en el período enero-junio de este año permitieron cultivar una superficie de 550,073 tareas de diferentes rubros, beneficiándose unos 112,995 productores.

Dijo que en el primer semestre de este año se recuperaron préstamos por un monto de RD$3,457.2 millones, y expresó que la cartera crediticia del Banco Agrícola alcanza la suma de RD$7,801.8 millones, y los activos registran un monto de RD$10,925.7 millones, cuando en el 2004 eran de RD$5,857.3 millones

Abreu Collado proyectó que en este año los préstamos a los productores agropecuarios superarán los realizados en el 2009, cuando se colocaron en el campo RD$7,168.0 millones, dirigidos fundamentalmente al cultivo de rubros de corto ciclo.

BANCA DE DESARROLLO

En cuanto a la tendencia de los bancos nacionales de desarrollo, Abreu Collado observó que no hay modelos únicos de banca de desarrollo, ya que el modelo a adoptar por cada país depende de sus circunstancias particulares y necesidades.

El administrador del Banco Agrícola planteó que los bancos nacionales de desarrollo deben cumplir un rol de liderazgo y un papel complementario, pero innovador y pionero. Manifestó que esos bancos, sin perjuicio de su naturaleza pública o privada, cumplen funciones públicas, sociales y de servicio, como tales, debe tenderse a su reforzamiento, tecnificación y solidez.

Precisó que es necesario que esas entidades fortalezcan la cooperación con la banca de desarrollo multilateral para diversificar y disminuir el riesgo de modo más eficiente y facilitar la captación de recursos.

Explicó que esa cooperación puede mejorar significativamente la efectividad de la intermediación financiera a través de instrumentos de largo plazo, fondos de garantía y capital de riesgo, y aclaró que “el problema de financiamiento no es de costo ni de falta de recursos, es un problema de acceso, particularmente para las pequeñas y medianas empresas”.

PROPUESTA

Abreu Collado planteó que la integralidad que demanda una política de fomento y desarrollo rural, requiere la creación de un sistema que garantice el fomento y financiamiento de la producción agropecuaria en la República Dominicana.

Sostuvo que la creación de tal sistema tiene implicaciones de costos que alcanzan los 1,200 millones de pesos anuales durante 10 años. Agregó que en adición, hay que buscar en diferentes fuentes de fondeo otra suma superior a la mencionada en el mismo período para el financiamiento en sí de los proyectos de producción y desarrollo de corto, mediano y largo plazos.

“Sin tales costos e inversiones le son imposibles al Estado, muy bien podría aplicarse un plan B, que sería el fortalecimiento del Banco Agrícola actual, permitiendo que funcione como un banco real, que se capitalice por medios sanos, usando toda la potencialidad que le permite su ley orgánica y agenciándose los necesarios apoyos internacionales con la banca multilateral”, explicó.

Observó que la trayectoria de los últimos cinco años del Banco Agrícola, indica claramente que se está colocando en capacidad de cumplir las normas prudenciales de la Ley Monetaria y Financiera y que ya puede, con ciertos ajustes, clasificar sus clientes de acuerdo al reglamento de evaluación de activos y hacer la provisión de fondos que amerita la evaluación de riesgo.

Abreu Collado consideró que en cualquier circunstancia el Estado deberá continuar apoyando el seguro agropecuario y crear los fondos de respaldo ya señalados.

Indicó que entre los aspectos a considerar para la reforma del Banco Agrícola están la no intermediación de recursos del público, crédito enfocado al fomento y dirigido sólo a los pequeños productores, así como asistencia técnica, tasas de interés subsidiadas y gastos corrientes de capital cubiertos por el proyecto de Presupuesto de Ley de Ingresos y Gastos Públicos.

El administrador del Banco Agrícola comentó que dentro de esa reforma el crédito estará dirigido a rubros estratégicos, y agregó que las fuentes de fondos serían el cobro de la cartera crediticia, la colocada con ahorros del público, asignaciones del Presupuesto, fideicomisos, bonos, donaciones, préstamos internacionales, depósitos de alquileres y a consignación y realización de activos.

Afirmó que las modificaciones a Ley 6186, estarían dirigidas a adecuar la nueva misión del Banco Agrícola, modificar la estructura de gobernación de la institución, crear un banco de segundo piso y fondos para el apoyo al financiamiento y traspasar los gastos de los sueldos de los pensionados al Ministerio de Hacienda.

Destacó que esa reforma procura, además, modificar y actualizar las disposiciones relacionadas con la misión y filosofía del fomento y financiamiento agropecuario y forestal del país.

El ingeniero Paíno Abreu Collado, administrador del Banco Agrícola, expone en el seminario internacional “Transformación del crédito rural en desarrollo”.

Asistentes nacionales e internacionales al seminario “Transformación del crédito rural en desarrollo”.

scroll back to top

logodominicana311911-title

observatorio

gobierno abiertodatos abiertos

saip