Paíno Abreu dice la agropecuaria debe sustentar un nuevo modelo económico

Dijo que el Banco Agrícola está preparado para jugar un rol importante en la transformación del actual modelo económico e impulsar la economía rural para la creación de riqueza, lo que, su juicio, vendrá a incidir en forma determinante en la expansión del Producto Interno Bruto.

Abreu Collado precisó que las actividades económicas de dicho modelo producirán crecimiento y empleo suficiente para aumentar el ingreso per cápita y con ello reducir la tasa de desempleo. Agregó que el desarrollo sostenible del país debe sustentarse en los sectores productivos, fundamentalmente en la agropecuaria, y advirtió que ya está lejos la época que sólo se pensaba en la industria metalúrgica y hoy en día en los servicios, para alcanzar objetivos económicos inmediatos.

Señaló que una transformación del sistema financiero para mejorar el crédito en la zona rural, como lo ha propuesto, vendrá a crear las condiciones para un desarrollo sostenible, y con ello a superar la pobreza a través de la creación de fuentes de empleo en el campo y la ciudad, con la generación de divisas a través de las exportaciones de bienes alimenticios.

El administrador del Banco Agrícola que el país está obligado a transformar o al menos complementar su actual modelo de economía de servicio que, según entiende, no será sostenible a largo plazo.

Dijo que la reforma del sistema financiero rural aspira a superar los problemas que afronta la inversión en tecnología agropecuaria, y hoy en día está dirigida como un primer paso hacia la modificación de Ley 4314 sobre alquileres, la que vendrá a aportar los recursos financieros necesarios para la transformación de la agropecuaria.

El administrador del Banco Agrícola sostuvo que la transferencia de tecnología en el país continúa siendo un cuello de botella para el mejoramiento de la productividad y la competitividad sectorial, y afirmó que se debe pensar en alternativas viables que permitan a los productores criollos insertarse en los mercados internacionales, adoptando una visión integral y tomando en cuenta los riesgos y las contingencias del sector.

Precisó que en estos momentos la agropecuaria del país se ve limitada para competir y suplir la gran demanda de alimentos que se registra en Europa y Estados Unidos, especialmente en banano y productos procedentes de invernaderos.

Precisó que en el sector agropecuario hay que sentar las bases para que los procesos de generación, adaptación, transferencia y adopción de tecnología superen las dificultades, especialmente las de orden financiero, y pueda hacerse un aporte decisivo al mejoramiento de la productividad y la competitividad.

Explicó que la promoción de los nuevos paradigmas de desarrollo tecnológico y la puesta en marcha de una estructura institucional moderna y ágil para los sistemas de generación y de transferencia de tecnología, son indispensables para lograr una verdadera competitividad.

Abreu Collado indicó que el debate sobre el desarrollo social y económico basado en el modelo industrial que rigió en nuestras sociedades en las últimas décadas del siglo XX, ignoró la transformación del sector agropecuario, incluyendo el forestal, así como la cuestión ambiental.

Observó que “la política de desarrollo rural debe estar orientada a favorecer la inserción de los pequeños y medianos productores agropecuarios en la economía nacional, y por esta vía, contribuir al alivio de la pobreza en las áreas rurales”.

Aseguró que la apertura comercial y la globalización de las economías están dejando entrever la conformación de un mundo rural complejo, donde, por un lado, observamos una agricultura dinámica, encadenada a los circuitos productivos y comerciales con rubros de amplia demanda nacional e internacional y, por otro, una agricultura tradicional que posee limitados recursos financieros donde sus miembros se desenvuelven previamente en variadas actividades.

scroll back to top

logodominicana311911-title

observatorio

gobierno abiertodatos abiertos

saip